Reanimar un ser humano congelado es ya una realidad

Los médicos han congelado y reanimado oficialmente a un ser humano por primera vez.

Reanimar un ser en animación suspendida ya es una realidad con la "técnica de preservación de emergencia y reanimación (EPR)". Y resucitar un cerebro muerto ¿es posible?. 

Dos alcances médicos que suponen un gran salto hacia el futuro inmediato.  

Un equipo médico liderado por el biólogo y profesor de cirugía Samuel Tisherman, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland, ha logrado llevar a un ser humano al estado de animación suspendida, único medio para poder evitar su muerte cierta, mientras en EE.UU. otros científicos ponen en jaque la eterna pregunta ¿cuando morimos realmente?.

Morir para poder vivir

En la universidad de Maryland se está investigando sobre la congelación y recuperación de los pacientes con traumatismos terminales, que no sobrevivirían a una intervención quirúrgica sin llevarlos a una suspensión de vida.

 La técnica de preservación de emergencia y reanimación (EPR), se está llevando a cabo en personas con un trauma agudo, ya sea por disparo o una herida de arma blanca, y han sufrido un paro cardíaco. Su corazón habría dejado de latir y han perdido más de la mitad de su sangre. Solo quedan unos minutos para operar, con una probabilidad de supervivencia casi nula, inferior al 5 por ciento.

Es precisamente lo que ha ocurrido con un paciente condenado a morir sin aplicarle la EPR, de preservación de emergencia y reanimación .

La idea que subyace en ésta técnica EPR es muy simple, y no es otra que “suspender la vida” mientras el paciente puede ser intervenido en el quirófano. 

La tecnica de Maryland consiste en rasgos generales en bajar drásticamente la temperatura del enfermo de 10 a 15 ° C  reemplazando la sangre de  su organismo con una solución salina helada.

La actividad cerebral del paciente se detiene casi por completo, en este estado  se consideraría que el paciente esta muerto.

Acto seguido se le realiza la intervención quirúrgica para lo cual hay un tiempo máximo de dos horas.

A continuación, se calienta el cuerpo mediante la sustitución del suero helado por sangre, procediendose a la vuelta a la vida del paciente.

Los estudios previos se han realizado con cerdos, los resultados mostraron que los cerdos con trauma agudo podían enfriarse durante 3 horas, coserse y resucitar.

"Sentimos que estábamos preparados para actuar en  nuestros pacientes", dice Tisherman. “Ahora lo estamos haciendo y estamos aprendiendo mucho a medida que avanzamos con la prueba. Una vez que la técnica EPR sea 100% funcional podrá ayudar a los pacientes de otros centros hospitalarios a sobrevivir”.

La técnica de preservación de emergencia y reanimación (EPR), será probada en 10 pacientes condenados a una muerte segura y comparada con otros 10 pacientes que estén en la situación descrita para su aplicación pero que no se les pueda practicar por falta del equipo necesario.

Ahora se trabaja con las secuelas que pueden quedar al suspender la vida del paciente, ya que las células pierden oxígeno y las células cerebrales empiezan a morir. Hay que ver como se puede regular este deterioro con los medicamentos adecuados y regular el periodo en que el cuerpo puede permanecer congelado con la solución salina en sus órganos.

La muerte cerebral no es irreversible

Esta investigación quedaría coja si no la completamos con otra investigación que en el mismo sentido están realizando médicos de un laboratorio de EE.UU., que resucitan el cerebro de 32 cerdos después de 4 horas muertos.

Los cerdos procedían de un matadero oficial, a las cuatro horas de muertos se les ha bombeado los cerebros una solución sanguínea y se han mantenido así durante seis horas siguientes (10 horas fallecidos).

Los controles realizados a continuación se ha comprobado que los cerebros no están técnicamente muertos, tienen actividad celular. Lo llaman cerebros restaurados ya que consumen el mismo oxígeno y nutrientes, liberando la misma cantidad de dióxido de carbono que lo haría un cerebro vivo.

No obstante, los cerebros presentan encefalograma plano por lo que al parecer no hay consciencia.

No es un cerebro vivo, pero sí es un cerebro celularmente activo.

Un primer paso que abre las puertas a seguir investigando para poder activar la vida, lo que todos entendemos por resucitar a un ser muerto, con las implicaciones éticas que ello conlleva y también será necesario redefinir el concepto médico de muerte.

La hibernación y los viajes espaciales


La NASA considera hibernar a astronautas para abaratar el viaje a Marte


Ambas investigaciones abren un futuro prometedor en alargar la vida de los enfermos y en actuar contra intervenciones ahora impensables (si hay algo que podamos dudar hoy en día), pero la investigación primera además abre la puerta de la animación suspendida y su aplicación a los viajes estelares. Y esto es importante, porque si algo impide hacer largos viajes es quizás nuestro reloj biológico, un freno que podríamos evitar con el letargo de los astronautas.

Y no es una idea para una película o novela de ciencia ficción, la NASA ya piensa en el letargo de los viajeros en un hipotético viaje a Marte. Pues quizas.... el primer paso está dado.



   ¿Te gustó este artículo? Síguenos en nuestra página de Facebook: CANAL ENIGMAS -BUFIDOS DEL ALMA para que no te pierdas ningún contenido...

Entradas que pueden interesarte

1 comentario

  1. Anónimo22:35

    Se rien de mi cuando digo que la realidad supera a la ficción y yo pienso pobres incrédulos viven en un pasado de negadores , vamos a la película Odisea 2001 y veamos que sucede y no es la única con dicha temática de viajes interestelares con astronautas en cubículos con animación suspendida , señores , tiempo al tiempo , la ciencia continua demostrando que los sueños no son tales , son verdades a destiempo , cada cosa que se crea imposible sólo necesitará su maduración para que sea un invento más real , palpable y útil, sólo que todas las tecnologías no serán el bien de la humanidad toda , siempre habrá una línea que divida los de arriba a los de abajo y cuando los de abajo se encuentren en un número demográfico contaminante y venenoso para ellos , los de arriba , solo podremos esperar que las pestes hambrunas y guerras o guerrillas pululan por doquier , esa es mi visión de las tecnologías y sus dueños .

    ResponderEliminar