NASA se plantea la exploración interestelar para el 2030

NASA quiere lanzar sonda que dure 50 años y recorra 148 mil millones de km, 1.000 veces la distancia de la Tierra al Sol

NASA se plantea saltar de la ficción a la realidad con la exploración del espacio interestelar en un plazo de 10 años. 

Científicos lanzan un reto a la NASA: lanzar una sonda espacial al espacio interestelar para el año 2030.

"Este es el primer paso explícito de la humanidad hacia el espacio interestelar", dice Pontus Brandt, físico del Laboratorio de Física Aplicada Johns Hopkins que está trabajando en el estudio de la sonda interestelar.

La Voyager 2 ha traspasado el límite del sistema solar, igual que lo hizo anteriormente su hermana Voyager 1, pero el problema al que se enfrentan los científicos es que estas sondas que no estaban proyectadas para acometer ese viaje interestelar, deben estar al borde del colapso.

El relato de la Voyager 2 al límite del Sistema Solar expone la proeza de estas sondas y el gran esfuerzo del equipo de la NASA para llevar a cabo un salto al espacio interestelar para lo que no fueron proyectadas.

Una sonda espacial diseñada para aventurarse en el vacío interestelar podría lanzarse en tan solo diez años.

La NASA no apuesta por más de cinco años la vida activa de las Voyager, además de reconocer que no tienen la infraestructura tecnológica que se precisa para una misión espacial de ésta índole.

Recreación Voyager 2 en el espacio interestelar


Ante este futuro incierto de la Voyager los científicos iniciaron hace un año un plan para acometer la exploración interestelar para el 2030, con el nuevo sistema de lanzamiento espacial SLS.

La planificación detallada del proyecto se espera poder presentarla a finales del próximo 2021.

La idea básica para la misión interestelar es lanzar una nave espacial que pese menos de 800 kg en el enorme cohete del Sistema de Lanzamiento Espacial de la NASA, que se espera esté listo para 2021.

Eso hará que viaje a través de nuestro sistema solar como cualquier otra sonda. La nave necesitará de un impulso inicial de mas de 160.000 km/hora y dar apoyo a este impulso inicial a través de órbitas controladas alrededor de Júpiter y del Sol.

Usar el Sol es ventajoso, porque la nave espacial puede alcanzar velocidades mucho más altas de lo que puede hacerlo con una ayuda de Júpiter. Pero la nave espacial tendría que pasar varias veces más cerca del sol que la Sonda Solar Parker , que recientemente se convirtió en el objeto más cercano hecho por el hombre para pasar por la estrella. Esto requiere algo de protección térmica seria, pero en cierto punto la protección térmica se vuelve tan voluminosa que reduce la velocidad de la nave espacial cuanto más se acerca al sol. La tarea de Brandt y sus colegas será encontrar el punto óptimo que lleve a la nave al espacio interestelar lo más rápido posible.


El proyecto alternativo Starshot para la exploración interestelar que la NASA no contempla por ahora.

Otra propuesta de misión interestelar es la conocida como  Breakthrough Starshot , que tiene como objetivo enviar una flota de micronaves espaciales  impulsadas con vela solar capaces de viajar a Alfa Centauri.

Micronaves impulsadas con vela solar.


Las micronaves  tardarían  30 años en alcanzar su destino, y otros 4 años en comunicar a la Tierra su llegada, el viaje también incluiría un sobrevuelo sobre el planeta Próxima Centauri b con características muy similares a la de la Tierra.

Lo que hace Starshot tan particular es que la impulsión de las pequeñas naves espaciales no depende de cohetes. Un láser gigante será el responsable del transporte de una nave nodriza, donde se alojará una flota de naves, las cuales no pesarán más que un dedal lleno de agua y tendrán la dimensión de un sello de correos.

Los lásers Startshot enviarán las naves utilizando luz sin necesidad de combustibles.

Aún se está valorando cómo las micronaves podrán comunicarse con la Tierra. Pero los investigadores creen que el mismo láser que los envía podrá utilizarse en sentido contrario para transmitir información, aunque necesitaría otros 4 años para comunicar a la Tierra su llegada.

La perspectiva de la NASA en la investigación estelar.

En cambio, la NASA quiere lanzar una sonda que dure 50 años y recorra 148 mil millones de km, unas 1,000 veces la distancia de la Tierra al Sol.

Laa NASA es consciente que la Voyager 1 y Voyager 2, actualmente  se encuentran  a unos 13 mil millones de millas de la Tierra (21 mil millones de km). A esas naves espaciales les ha tomado 40 años cubrir esta distancia, pero la nueva sonda interestelar de la NASA podría llegar allí en menos de 15 años.

La Voyager 1 ingresó al espacio interestelar en 2012 y la Voyager 2 abandonó el sistema solar el año 2018. Fueron diseñados para ser exploradores planetarios, lo que significa que no estaban equipados con los instrumentos idóneos que los físicos necesitarían para obtener una comprensión profunda del espacio interestelar. Si bien las dos naves espaciales han devuelto una gran cantidad de datos, su viaje a las estrellas ha generado muchas más preguntas que respuestas .


La investigación estelar de las sondas Voyager en éste momento.


De particular interés para los físicos es la naturaleza de la heliosfera, una burbuja de espacio formada por la presión del viento solar. Más allá del límite semipermeable de la heliosfera, conocida como heliopausa, las partículas que se originan en el sol se vuelven escasas y dominan las partículas que emanan del resto de la galaxia.

La transición del sistema solar al espacio interestelar sigue siendo un gran misterio para los físicos, como lo es la estructura de la heliosfera misma. 

El reto es enviar naves para entre otros datos transmitir a la Tierra imágenes de la burbuja, imposibles de realizar con las Voyager.

Estamos sentados dentro de una burbuja tratando de descubrir qué forma tiene, lo cual es extremadamente difícil". La singularidad de una sonda interestelar es que podemos salir y tomar una fotografía de nuestra pequeña burbuja habitable en el espacio.

Pero la sonda interestelar de la NASA no solo miraría hacia atrás para tomar selfies de nuestro hogar cosmológico, también podría muestrear la nube zodiacal, un misterioso anillo de polvo que se extiende hasta la región exterior de la heliosfera y contiene pistas sobre la formación de nuestro sistema solar. Viajar más allá de esta nube de polvo también le dará a la nave espacial acceso a la luz infrarroja de las primeras galaxias del universo que de otro modo estaría bloqueada.

Este proyecto de enviar un explorador interestelar adptado a las nuevas tecnologías se podría haber llevado a buen fin para el año 2018, pero se ha visto aparcado por razones presupuestarias.

El sistema de  lanzamiento SLS para los viajes espaciales.

Lo cierto es que la tecnología espacial está avanzando a pasos agigantados y a esto está ayudando la entrada del sector privado, al que la NASA les da el estatus de "socios privados". Ejemplo de ello es el sistema SLS en sustitución del STS.

El SLS (acrónimo de "Space Launch System" o "Sistema de lanzamiento espacial"), es un proyecto de lanzadera de la NASA que se puso en marcha en 2010, y que actualmente está en fase de desarrollo, concebido como sucesor del anterior STS (transbordador espacial o lanzadera espacial  de la NASA, cuyo programa finalizó su vida operativa en 2011).

Proyecto de lanzadera SLS


Por supuesto, SLS está teniendo sus propios problemas para llegar a la plataforma de lanzamiento , pero ahora que las compañías espaciales privadas están en el negocio de construir enormes cohetes , una sonda interestelar podría tener varias atracciones diferentes para elegir. Un ejemplo es SpaceX con Elon Musk y su proyecto de vuelos a Marte con StarChip.

Sistema obsoleto de transbordador espacial- STS-


La conclusión es que la tecnología para una misión interestelar está lista, y un contingente creciente de científicos espaciales han dejado en claro que han terminado de esperar para dar el siguiente paso gigante hacia el cosmos.

Sigue las publicaciones en nuestro canal de Facebook: suscribete

Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios